No al relleno sanitario regional en Nanchital

*La Resistencia Civil Pacífica no bajará la guardia, debidos a que la construcción de un depósito regional representa un grave foco de contaminación para los habitantes.
MARTÍN CRUZ/REVISTA VOCES
Por representar una amenaza para el medio ambiente y la salud pública, habitantes de Nanchital se oponen a la construcción de un relleno sanitario regional que sería construido por una empresa particular en la zona urbana de Nanchital.
Desde hace varias semanas la comunidad se puso en alerta luego de darse a conocer el proyecto de relleno sanitario, lo que encendió además las alarmas entre grupos ambientalistas, iniciándose movilizaciones por parte de la Resistencia Civil Pacífica derivado de este proyecto que no se justifica por todas las implicaciones sociales y el daño a la salud que conlleva. El proyecto fue presentado por la empresa CTR Ambiental S.A. de C.V., constituida el 10 de junio del presente año y asentada en el Registro Público de Comercio de la Secretaría de Comercio por el Notario No. 7, Erick Madrazo Lara, como “Gestión Ambiental y Desarrollos Ecológicos S.A. de C.V.” quedando como accionistas: JORGE ARTURO ARBOLEYA PASTRANA, Presidente del Consejo de Administración; ROQUE GABRIEL ÁVALOS CHAO, Tesorero del Consejo de Administración y ERNESTO ENRÍQUEZ SÁNCHEZ, Secretario del Consejo de Administración.
Hasta el momento, de acuerdo a la información oficial, la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) no ha otorgado ningún permiso relacionado con la construcción del relleno Sanitario, que se pretende realizar en el Rancho Los Ávalos, cerca del pozo 34 de Agua Potable; sin embargo, el trámite se encuentra en proceso de evaluación.
El 21 de junio del presente fue ingresado para su evaluación y dictamen el Proyecto Ejecutivo cuya empresa solicitante está a la espera del fallo que emita la autoridad competente.
Mientras tanto, para la Resistencia Civil Pacífica está claro que existen muchas posibilidades de que se otorguen los permisos para instalar este relleno sanitario regional por la empresa CTR Ambiental S.A. de C.V., incluso, tal vez coludidos con algunas instituciones y autoridades que en abierto han pedido a la población se “sensibilice” con la construcción de un relleno sanitario que concentraría la basura urbana y desechos industriales de la zona sur.
Sin embargo, el proyecto de relleno sanitario no reúne los requisitos para que puedan obtener el permiso de construcción de la SEDEMA y de Cambio de Uso de Suelo que otorga el cabildo municipal. Esto debido a que el Rancho de los Ávalos, donde se ambiciona la construcción del proyecto, se encuentra en zona habitada, es decir, a menos de 500 metros de la traza urbana, colindando con la congregación Cangrejera y las instituciones educativas Cobaev 34 y ESTI 118. Aunado a ello, el relleno no debe ubicarse
en zonas arqueológicas ni planicies aluviales, fluviales, tampoco sobre recarga de acuíferos.
De acuerdo con lo expuesto por la Resistencia Pacífica contra el Relleno Sanitario, en caso de que las autoridades ambientales aprueben la construcción, y con base en la norma 83, existen alternativas jurídicas para echar abajo el proyecto.
“Las violaciones se sancionarán en los términos de la Ley General de Equilibrio Ecológico y de Protección Ambiental y demás Ordenamientos Jurídicos Aplicables, en su Artículo 1ro. Que garantiza el derecho de toda persona a vivir en un Medio Ambiente Sano también prevista en la Carta Magna en el Artículo 4to el cual protege el derecho a la salud y un medio ambiente adecuado para el desarrollo y bienestar”.
La preservación y protección de las áreas protegidas prevista en el Artículo 20° Bis dicta que el Programa de ordenamiento ecológico solo podrá modificarse mediante el procedimiento que establezca la legislación local en materia que regula el uso de suelo, ya que el predio donde se pretende instalar el sitio de Disposición Final o Relleno Sanitario Regional, según especifica el mapa en la Unidad de Gestión Ambiental del modelo de
Ordenamiento Ecológico de la Cuenca Baja del Río Coatzacoalcos se encuentra protegida como “Aprovechamiento Pecuario”.
La Resistencia Civil Pacífica no bajará la guardia, ya que la construcción de un depósito regional representa un grave foco de contaminación para los habitantes, aunque los detractores quieran hacer parecer que el movimiento tiene tintes “políticos y partidistas” porque que el relleno, a decir de los que están a favor, sería de gran ayuda para mitigar los
problemas de contaminación.
Por años, Nanchital ha contado con un basurero municipal a cielo abierto, terreno propiedad del sindicato petrolero de la Sección 11, que además de concentrar la basura que los habitantes generan a diario, reúne los desechos que producen clínicas, hospitales y empresas, aunque las autoridades expresen que solo se deposita la basura urbana que generan las más de 20 colonias de Nanchital.
El actual basurero ha ocasionado una elevada contaminación a los mantos friáticos y cuerpos de agua debido a los lixiviados, esto sin contar con las quemas de los desechos que han afectado a la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *