Censura Criminal

México es el país más peligroso del continente para los periodistas. Incluso aún más que
otras naciones en conflicto como Venezuela.

STAFF/REVISTA VOCES

México es el país más peligroso del continente para los periodistas. Incluso aún más que
otras naciones en conflicto como Venezuela.

La mañana del 16 de mayo fue encontrado muerto en Playa del Carmen el periodista Francisco Ramos, sexto comunicador asesinado en lo que va del 2019, y el noveno desde que asumió la presidencia de México Andrés Manuel López Obrador, según datos de la Organización de las Naciones Unidas en México.
El número de muertes de profesionistas vinculados al periodismo ha convertido al país en uno de los más peligrosos del mundo para ejercer la profesión.
Según la organización Reporteros Sin Fronteras en abril del 2019, México es el país más
peligroso del continente para los periodistas. Incluso aún más que otras naciones en conflicto como Venezuela.
Debido a la violencia continua y muertes impunes que se han registrado desde el año 2000, según la organización Artículo 19, en 18 años se registraron 116 asesinatos a comunicadores. Tan sólo en el sexenio de Enrique Peña Nieto se efectuaron 47 asesinatos a periodistas, y cuatro desaparecidos, según la misma ONG. La situación no cambió con la entrada al gobierno de AMLO en diciembre del 2018.
El primer homicidio cometido que cimbró su administración fue el de Alejandro Márquez. Su cuerpo fue hallado en la carretera Tepic-Pantanal en Nayarit el 1 de diciembre. Era dueño y reportero del Orión Informativo. También contendió por la regiduría de Tuxpan en 2017.
Diego García fue el segundo periodista asesinado en la actual administración. El 6 de
diciembre el reportero del semanario Morelos fue víctima de homicidio en Ecatepec, Estado de México.
Se encontraba a bordo de su automóvil cuando un grupo de hombres armados lo interceptaron y dispararon en su contra.
El 20 de enero se encontró el cuerpo del periodista Rafael Murúa en Baja California Sur. Fue el primer asesinato a un comunicador en 2019. Era director de la radio comunitaria
Radiokashana.
Un mes después, el 21 de febrero fue asesinado Jesús Eugenio Ramos, conductor del
programa de radio Nuestra Región Hoy en Tabasco. Se encontraba tomando café con
compañeros en un restaurante del estado, cuando un homicida ingresó al lugar y le disparó a quemarropa.
Los homicidios comenzaron ocurriendo sin freno durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El quinto periodista asesinado fue Reynaldo López, en Hermosillo, Sonora. Trabajaba en Televisa Radio y fue atacado por un grupo armado mientras se transportaba en una camioneta junto a un compañero.
El 25 de marzo Omar Iván Camacho fue víctima del mismo crimen. El cuerpo del periodista deportivo fue localizado en Sinaloa el domingo 24 de marzo. Un octavo periodista asesinado fue Telésforo Santiago Enríquez, quien trabajaba en la radio comunitaria El Cafetal en Oaxaca.
De todos los asesinatos de periodistas que han ocurrido en México desde el 2010, 99% han quedado impunes. Hasta el 2018 la Fiscalía Especial abrió 1.140 carpetas de investigación sobre este delito, pero sólo 0,87% ha concluido con el culpable en prisión, según un informe de Artículo 19.

Reseña 7 de Junio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *